domingo, mayo 17, 2009

¡Vuelo de palomas!


¡Vuelo de palomas!
La gaviota grazna de rabia
y la Dama Blanca
ríe feliz ante su impotencia.
Ha subido a lo alto,
a lo más alto de las almenas,
sus banderas y sus gallardetes,
airosos ondean al viento.
La paloma blanca,
un retrato ha traído,
en su pico de nácar,
orgullosa ha ofrecido.
Gira y gira la Dama,
en lo alto de la almena,
los brazos extendidos al cielo
y al sol mostrando su rostro
¡Vuelo de palomas!
La gaviota grazna de miedo.
Y la Dama ríe y ríe.
Corriendo baja la escalera
hasta el patio de armas,
donde su fiel córcel
relincha contento,
patea los cascos
en las piedras grises.
Ondean las crines al viento,
de plata relucen al sol.
¡Vuelo de palomas!
La gaviota chilla de terror
y la Dama Blanca,
tomando su espada,
alzando al cielo su cara,
musita un recuerdo
para el valiente Guilgalad.

Teresa Coscojuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada