jueves, enero 12, 2012

Caballero de la Oscuridad



Tremendo cobarde,
que hasta a las palomas mensajeras,
su dulce cuello has tronchado.
¿Tanto me temes, pobre cobarde incapaz de ser hombre?
Tiembla, tiembla, cobardón con lanza de cartón,
payasete pintado de mil colores,
siempre en pos de unas faldas,
pero impotente para traspasarlas.
Tiembla ante una mujer, ya que hombre no eres.

Teresa Coscojuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada