sábado, agosto 07, 2010

Pena profunda

¿Cuantas muertes tienes sobre tu conciencia?
¿Cuantas mujeres humilladas y engañadas
en ese engaño tuyo, tan sútil, prometiendo sin prometer?
¿Vive aún la pequeña cuya vida despreciaste?
¿O ya murió porque en una fría cama de hospital la abandonaste?

Caballero de la Oscuridad,
la felicidad persigues,
más nunca la encontrarás
porque humillas y desprecias,
porque ofendes diciéndote ofendido.
Porque mientes y engañas
al vencedor y al vencido.

A quien te ama y quiere tu bien
rechazas, escarneces y humillas.
Sólo admites a tus iguales,
de miseria y bajeza el mismo blasón.

Hoy mi grito de dolor es uno más,
unido a los de quienes te amaron.
Más el mío llora por ti, por tu infelicidad eterna,
pobre ser carente de corazón y de conciencia.


Teresa Coscojuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada